Porque con materiales de primera calidad se obtienen unos resultados preciosos...con materiales de baja calidad se logran cosas muy bonitas...Y con los que yo utilizo, ser un poco zarpas y la aplicación de la LME, (Ley del Mínimo Esfuerzo 3/2007, de 9 de marzo)...sólo pueden surgir...Andairadas...

3/1/13

Queridos Reyes Magos...

Recibido por correo electrónico

Queridos Reyes Magos:
Les escribo esta carta con el lápiz rojo de mi hijo, en el dorso de un recibo, sentada al lado de la lavadora entre un lavado y otro, porque quién sabe cuando volveré a tener un poco de tiempo libre en los próximos 18 años.


He sido una buena madre durante todo el año.
He alimentado, aseado y cuidado a mis hijos todos los días.
He visitado al pediatra muchas más veces de lo que he visitado a mi propio médico, aún encontrándome mal.
He vendido sesenta y dos papeletas de lotería de Navidad del fútbol de mi hijo, he cambiado cromos, comprado chuches.....
Llevo a mis hijos al cole, a las actividades extraescolares, les ayudo con los deberes, a preparar los exámenes, juego con ellos, les llevo al parque con sus amigos, a montar en bicicleta y patinar...
Recojo y ordeno su habitación, que queda como una leonera tras pasar ellos por allí un ratito, es increíble cómo se trasladan los juguetes de las estanterías al suelo porque ninguno los ha recogido.
Les preparo la ropa, sus mochilas, el almuerzo para el recreo... para que todo esté listo y no les falte nada...

En fin, me esfuerzo en hacer que su vida sea lo más feliz posible, sin problemas ni preocupaciones
Pensaba que quizás, visto que no les he pedido nunca nada, este año podrían traerme algunas cositas.

Aquí tienen mis deseos:
Me gustaría una barriga plana, de esas de las artistas de Hollywood, unos brazos que no dolieran y fueran lo suficientemente fuertes como para apartar a mi hijo del estante de las golosinas, mientras hace una rabieta en medio del supermercado.
También quisiera una cintura, ya que en algún momento la perdí allá por hacia el séptimo mes de mi segundo embarazo.
También me gustarían unos cristales y paredes resistentes a las huellas y a las pintadas y un rinconcito secreto donde poderme esconder para hablar  por teléfono.
En el aspecto práctico, quisiera una muñeca que hable y diga, "Sí, mamá" para ayudarme en mi autoestima como madre, así como dos niños que no peleen y dos pares de vaqueros que se abrochen sin necesidad de tanta fuerza.
También me gustaría una voz nueva, ya que mi voz parece estar fuera del alcance auditivo de mis hijos, ya que por mucho que me esfuerce no parece que me escuchen.
También sería maravilloso si consiguiera que mis hijos ayudaran en casa sin necesidad de pedir un premio a cambio.

Si fuera tarde para encontrar todo esto, quisiera al menos el tiempo suficiente para mí, para cepillarme los dientes, peinarme decentemente, para maquillarme, cortarme las uñas e incluso poder ir de tiendas a la sección femenina y no sólo a la infantil.
Tiempo para tener el lujo de sentarme y comer la comida caliente, y no fría o sin que tenga que comerla antes o después de que mi familia cene.
Tan solo me gustaría experimentar, qué se siente durmiendo una noche entera del tirón, sin interrupciones de ninguna clase....

Bueno, Queridos Reyes, la alarma de la lavadora me indica que ha terminado su ciclo y mi hijo se ha dado cuenta que estoy aquí encerrada. Creo que quiere que le devuelva su lápiz. Que tengan un buen viaje y recuerden sacarse el polvo de sus sandalias antes de entrar.
Pueden comerse las galletas que les dejamos en la mesa, pero cuidado con echar migas a la alfombra.

Con cariño......
 MAMÁ

P.D. Ah!... una cosa.....estoy pensando.......que pueden anular todos mis deseos con tal de que hagan que mis hijos crezcan felices, sanos y se conviertan en personas de bien..... 

9 comentarios:

  1. Recuerdo cuando era pequeña, que ilusión !!mi madre tenía la misma ilusión que yo o más, fuí la niña con más reyes del mundo y a mis padres no les sobraba, lo que más me gustaba, las cosas del colegio, todos los años me traían un cartera y recuerdo el olor que tenían, me emociono al recordarlo pensando en mi madre.
    Cuando mis hijos eran pequeñitos empezamos a dejar los juguetes en Papá Noël para que disfrutaran de ellos durante las vacaciones, los Reyes les traían poca cosa, así seguimos con los nietos.
    Ana, querida, estoy segura que te trerán los Reyes cositas porque...¡¡¡eres más buena!!!.
    Te mando muuuuuuuuuchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Guau, que bien describe las inquietudes y deseos de nosotras las madres: osea las últimitas en todo.
    Me encantan tus entradas ya lo sabes.te deseo lo mejor para el año que ya ha comenzado.

    ResponderEliminar
  3. Felices Fiestas....Andaira, ciertamente....que si, que si....eres la alegria de todas nosotras....Gracias....

    ResponderEliminar
  4. que bueno, vengo a tu blog después de leer un comentario tuyo en soluciones Pángala, no me he equivocado, eres todo buen humor, así que con tu permiso (y sin él) me quedo a seguirte...

    ResponderEliminar
  5. Que los Reyes Magos te traigan todo lo que has pedido, y te dejen además muchos envoltorios y cajas para seguir con tus maravillosas creaciones. Besos

    ResponderEliminar
  6. Seguro que tu carta tiene el mismo final, como el de todas las que somos mamas, pero que digo yo, que algo nos mereceremos!Yo le he escrito una y la he puesto en la puerta de la nevera(por si vienen con hambre), les he pedido que les traigan un recogehabitaciones a mis hijas,y a mi marido un tesacodepaseo dondetuquieras, para mi con eso tengo bastante. Que a ti te traigan mucha dicha para que sigas haciéndonos pasar tan buenos ratos. Besos

    ResponderEliminar
  7. Ains!!!! Es que las mamás son así !!!
    Muy Feliz Año para todas y que los Reyes os llenen de regalos .....pero de los de abrir y alegrar la cara!!!!

    ResponderEliminar
  8. Al final por muy cansada que esté se impone el amor de una madre por sus hijos.
    Salud y amor que no nos falte.

    ResponderEliminar

No sientas la obligación de hacerme un comentario, pero si lo haces, hazlo con una sonrisa...te lo agradeceré.
Un beso